domingo, 26 de enero de 2014

#2 Día a día de los niños que se educan a distancia: ¿Cómo planificar un día?

Una de las preguntas que aparece con bastante frecuencia es cómo planificar un día de educación en casa, así que os traemos unos cuantos tips para saber cómo enfocarlo mejor:
  1. Decide el horario semanal. ¿Cuántos y qué días dedicarás? Para 1º de Primaria hay algunas mamás y papás que con 4 días semanales tienen suficiente. A partir de 2º de Primaria, emplean 5 días a la semana. ¿Será de Lunes a Viernes, o mejor que sea de Martes a Sábado porque los Lunes vais todos de museos?
  2. Decide el calendario. A veces por temas de trabajo, viajes, visitas familiares, etc. hacen falta semanas completas de descanso que en la escuela tradicional serían de clase. Ajusta el calendario a la familia. ¿Necesitas dos semanas de marzo libres porque vas a hacer un viaje con los pequeños? Pues prográmalas y compénsalas por otro lado. ¿Quizá utilizar los Domingos por la mañana durante unas cuantas semanas? ¡Aprovecha la flexibilidad de la educación en casa!
  3. Decide qué asignaturas se darán cada día. Organiza qué asignaturas se harán en qué días, y de qué forma. Analiza cómo responderá mejor cada peque. Quizá le vaya bien hacer una asignatura cada día (monotema), o quizá dos al día, o prefiera cambiar a cada hora, etc. Procura, eso sí, no caer en la tentación de dejarle más tiempo con las que más le gustan, porque las otras también hay que hacerlas. Flexibilidad, adaptación, pero un mínimo de rigidez.
  4. Escoge hasta qué punto quieres planificar. ¿Con qué te sientes más cómodo? Podrías preferir preparar cada Domingo la semana siguiente, o preparar cada día 31 el mes siguiente, o hacer planificaciones completas de 3 meses. ¡Es tu elección!, pero escoge una que te guste utilizar.
  5. Decide los tiempos. No hace falta tener un timbre como en los colegios, pero un mínimo de planificación es necesaria. Pensad que es importante que los estudiantes tengan el día mínimamente estructurado para que no haya lapsos de "¿qué hago ahora?", que sean conscientes de que hay un tiempo para cada cosa y vayan acostumbrándose a ser eficientes. Lo más recomendado es escoger una hora para comenzar y una hora para terminar cada día. Además añadimos las siguientes sugerencias, pues es común que bajo horarios solamente los peques intenten hacer tiempo distrayéndose hasta completar la hora acordada:
    • Workbox: este concepto funcionaría mejor para los peques que están todo el tiempo preguntando "¿ya ha pasado la hora?", "¿cuánto rato llevo"? Una workbox consiste en una caja (podría ser una lista) en la que tienen todas las tareas a realizar para el día. El pequeño verá la caja llena y mentalmente podrá tener una visión de cuánto le queda y conseguir así motivarlo para que avance.
    • Horas programadas para terminar actividades (no asignaturas): de tal hora a tal hora para terminar tal trabajo. ¿No se ha terminado? Queda como trabajo extra al final del día. Así se les motiva a aprovechar mejor las horas programadas y así no tener que restar tiempo de sus tardes libres.
  6. Prevé cambios. Aunque planifiques ten en mente que tendrás que estar modificando la planificación de manera constante. Un día el peque puede retrasarse y bloquearse con una actividad, pueden faltarte materiales un día sin darte cuenta, puedes tener un imprevisto y no poder trabajar una mañana, etc. ¡Pueden pasar mil cosas, así que espera tener que modificar el calendario!
  7. No odies el plan. Los plannings ayudan, no ahogan. Si una planificación no está funcionando es que no es realista, así que o bien modifícala y procura ajustarte a la realidad o busca otra forma de planificar el tiempo. ¡Quizá ésta no sea para ti!
Os dejamos algunos recursos para planificar: Donna Young (gratuito), Homeschool Planner

¿Alguna otra sugerencia? ¡Podéis dejar el comentario aquí o en nuestra página de Facebook!

No hay comentarios:

Publicar un comentario