domingo, 12 de enero de 2014

#1 Día a día de los niños que se educan a distancia.: Espacio de estudio (Study Room)


Vamos a lanzar este nuevo tipo de post: "Día a día de un homeschooler" para aquellos papás que nos han dicho varias veces que un puñado de consejos de vez en cuando y un par de tazas de ideas no hacen mal a nadie.
En el post de hoy cubriremos ideas sobre cómo habilitar un espacio de estudio y cómo organizar los materiales (qué es clave tener a mano y cuál es la mejor manera de hacerlo). ¿Qué funciona habitualmente a las familias que hacen homeschooling? ¡Vamos allá!

Algunas de las imágenes de hoy son ideas de Erica (Confessions of a Homeschooler) que tiene 4 hijos a los que enseñar cada día.

El plano general del espacio de estudio podría ser el siguiente. Dicho espacio podría estar en el garaje, en el comedor, en una habitación aparte, etc. dependiendo de las posibilidades de cada casa y de cada familia.

Debe tener:
  • Superficie despejada para que los alumnos trabajen sobre ella
  • Espacio de lectura o mini biblioteca (¡altamente recomendado!)
  • Almacenamiento
  • Paredes desnudas para colgar trabajos y pósters educativos
  • Lapiceros y cajitas de materiales a mano
  • Juegos, puzzles y material educativo bien organizado, pero al alcance de los alumnos
  • ¡En el caso de los estudiantes de Epysteme, en cada uno de los espacios individuales tendría que haber un ordenador o portátil! (o uno para compartir)

Área de trabajo para los alumnos

La mesa de los alumnos debe ser grande. Es bueno que tengan un pequeño espacio para almacenar su material (lápices de colores, pinturas, láminas, folios en blanco, tijeras, etc.) al lado de la mesa y así ésta pueda estar siempre despejada.

Una gran idea que propone Erica es la de que cada alumno tenga una pequeña bandeja en la que almacenar su material de trabajo diario. Luego ésta se puede guardar en alguno de los cajones del escritorio. Así evita que haya peleas de "esto es mío", "esto no es tuyo" y previene que vayan levantándose a buscar cosas durante las horas de trabajo. El estudio será más fluido y los peques más eficaces.



Estanterías y espacios de almacenamiento

Es importante (¡y sobretodo cuando hay más de un alumno!) que haya un espacio dedicado exclusivamente para almacenar los cuadernos, fichas, libretas, proyectos en los que se está trabajando actualmente de cada alumno por separado (aquellos que están por terminar). Erica nos propone utilizar éstas estanterías y explica que cada uno de sus 4 hijos tiene asignados uno o dos bloques de la estantería.


Otra posible forma de almacenamiento es la que os mostramos en la siguiente imagen: una estantería de cajones grandes y espaciosos en la que cada cajón pertenece exclusivamente a uno de los alumnos. Es su responsabilidad mantenerlos en orden y guardar adecuadamente sus trabajos manuales, escritos y fichas.


Además, es importante tener un espacio en el que almacenemos el material escolar (bloques de construcción, materiales manipulativos, fichas, puzzles, juegos, etc.). El material tiene que estar bien organizado (las cajitas de plástico de IKEA apilables son fantásticas para ello) pero siempre a mano de los alumnos. Este espacio suele ser para los más pequeños de la casa.
Los estantes de abajo del todo que se dejen para los juegos de los más pequeños, libros de colorear, etc.


En los estantes superiores Erica sugiere guardar archivadores con los trabajos ya terminados del curso actual, libretas y cuadernos completados de los pequeños. Al finalizar el curso, lo mejor es guardarlos y dejar espacio para los del nuevo año.

Mini biblioteca o espacio de lectura

Ésta es una idea encantadora que nos enseña Erica. Además de una serie de estanterías para almacenar libros de lectura para los alumnos, nos muestra cómo ha utilizado una de las estanterías a modo de sofá-cojín, habilitando un rincón encantador para incentivar la lectura entre los pequeños. ¡Gran idea!

Pósters, calendarios, horarios

Erica propone también dejar una pared para colgar pósters educativos (el abecedario, los días de la semana), el calendario y los horarios de los peques.


Espacio de trabajo del padre cerca de los alumnos

Es importante que el espacio de trabajo del papá o mamá esté cerca del de los hijos. No solamente por lo obvio que resulta pensar que tiene que estar cerca para atenderles; también por el hecho de que que los pequeños vean a los papás trabajar hará que pretendan seguir el ejemplo, mantengan más fácilmente el silencio y la concentración,  y conserven sus áreas de trabajo igual de limpias y organizadas.


Espacio para exhibir trabajos terminados

Un elemento clave a la hora de motivar a los peques es exhibir sus trabajos y hacerles sentir importantes, valorados demostrándoles que su trabajo vale la pena y es digno de mostrar. Lo mejor es utilizar paredes de la casa para ello (y si se tiene la posibilidad, estanterías). Si no las hay en el espacio de estudio, que sean los pasillos, las paredes del comedor o de la cocina. ¡Lo importante es que vean como sus papás valoran su trabajo!


A final de curso o de semestre es buena idea vaciar las paredes para dejar espacio a los nuevos trabajos que vendrán.

¿Qué os parecen estas ideas? ¿Alguna otra idea que nos hayamos dejado y que os haya funcionado? ¡Contadnos aquí o en la página de Facebook!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada